El riesgo es algo divertido

Mientras una persona duda porque se siente inferior, la otra está ocupada cometiendo errores para llegar a ser superior.

Cada era tiene sus grandes exploradores, gente dispuesta a enfrentar el peligro para abrir caminos nuevos y descubrir nuevos mundos. Al pueblo de los Estados Unidos le encanta este tipo de personas. Los nombres de pioneros y aventureros temerarios siguen resonando a través de la historia: Colón, Crockett, Lewis y Clark, Lindbergh, Armstrong. El motor que impulsó a personas como estas para que conquistaran nuevos territorios es el riesgo. Charles Lindbergh, pionero de la aviación, dijo: «¿Qué clase de hombre es aquel que le gusta vivir donde no hay desafíos? Yo no creo en arriesgarse a tontas y a locas, pero nada se conseguirá si la persona no está dispuesta a arriesgarse».

El riesgo es algo divertido; es muy subjetivo. Lo que quiero decir es esto: Alguien puede no tener ningún problema en lanzarse desde lo alto de una torre con una cuerda atada al pie, pero la misma persona puede considerar un riesgo mortal hablar ante un grupo de veinte personas. Para otra persona, hablar en público puede ser la cosa más natural del mundo.

Sigue tus instintos

¿Cómo decides tú si una acción vale la pena o es riesgosa? ¿Basas tu criterio en el miedo? No, porque tú estás dispuesto a hacer cosas que te asustan. ¿Lo harías, entonces, por la probabilidad de éxito? No, tampoco creo que sea la respuesta. El riesgo hay que evaluarlo no por el miedo que genera en ti o por la probabilidad del éxito que esperas tener, sino por la importancia de la meta a la que quieres llegar.

En la vida no hay lugar seguro ni actividad sin riesgos. Helen Keller, escritora, conferenciante y defensora de las personas limitadas físicamente, dijo:

“La seguridad es más que nada una superstición. No existe en la naturaleza ni entre los hijos de los hombres como una experiencia global. A la larga, evitar el peligro no es más seguro que exponerse a él. La vida es una aventura atrevida o no es nada.”

Todo en la vida demanda riesgos. Es cierto que tú corres el riesgo de fracasar si intentas algo audaz porque puedes perderlo. Pero también corres el riesgo de fracasar si te mantienes inactivo y no intentas nada. Mientras menos te atrevas, mayor será el riesgo de fracasar. Irónicamente, mientras mayor es el riesgo a fracasar (y realmente fallar), mayores son las probabilidades de tener éxito.

¡Comparte este artículo!

Eventos En El Mes

Septiembre, 2022

Eventos Próximo Mes

Octubre

No hay eventos programados en este período


Artículos Recientes


Únete a las más de 35,000 Personas que han Transformado sus Vidas

Envíanos un mensaje

Gracias por tu mensaje. Ha sido enviado.
Ha ocurrido un error al tratar de enviar tu mensaje. Por favor inténtalo de nuevo.