¿Aunque yo sea mayor tengo que hacerlo?

El niño existe en nuestra mente y en nuestro cuerpo, buscando llegar a nuestra consciencia. Somos niños heridos que llevamos el deseo y la búsqueda de aprobación de nuestros padres impresos en nuestra alma infantil. Y hasta que no seamos capaces de sentir ese permiso internamente, no estaremos dispuestos a ir hacia nuestros sueños con energía y entusiasmo.

No es que nuestros padres nos tengan que dar permiso; somos nosotros, desde esos padres que hemos introyectado, los que tenemos que concedernos el permiso para ser felices y vivir plenamente.

Creemos que necesitamos ese permiso porque estamos llenos de culpa y resentimiento hacia ellos, y eso nos mantiene congelados en el tiempo.

En nuestra infancia, nuestros padres nos ayudan a construir nuestro mundo emocional y psíquico.

Cuando tenemos nudos afectivos con ellos, los tenemos también con todas nuestras relaciones, porque solo tenemos ojos para ese dolor que permanece en nuestro cuerpo emocional. Sobre todo cuando hemos sentido que no nos amaban lo suficiente, o bien fuimos maltratados o abandonados.

Para poder vivir a plenitud nuestra vida, necesitamos sanar nuestra relación con nuestro niño interior y con nuestros padres interiores.

¡Comparte este artículo!

Eventos En El Mes

Julio, 2022

Eventos Próximo Mes

Agosto

No hay eventos programados en este período


Artículos Recientes


Suscríbete Al Blog



Únete a las más de 35,000 Personas que han Transformado sus Vidas

Envíanos un mensaje

Gracias por tu mensaje. Ha sido enviado.
Ha ocurrido un error al tratar de enviar tu mensaje. Por favor inténtalo de nuevo.